ITIS 55 AÑOS DE EDUCACIÓN

0
651

Era la década del 60 y el mayor nivel de educación posible para los jóvenes contrateños, se lograba al alcanzar el quinto de primaria en la escuela Domingo Savio o en el colegio de El Guacamayo. Algunos lo habían conseguido dos o tres años atrás y con 17 años o más y sin otras posibilidades de estudio, la situación se convertía en un tema de gran preocupación para los padres salesianos, para sus progenitores y para los mismos muchachos.

Las bancas de la plaza o la Piedra de los Aburridos, eran lugares de tertulia permanente, y allí tomaba fuerza la inquietud de encontrar nuevas posibilidades de estudio para los jóvenes del municipio. Con los padres Camilo Brambilla, Pedro León Trabuchi y Pablo Giua al frente, nace la idea de unas primeras clases de bachillerato y se pone en marcha el proyecto. Para comenzar se adecuan como salones de clases y talleres, algunos espacios de la casa cural que por la época servían como bodegas de leña, pica pastos y pesebreras.

En 1963, con jornadas nocturnas, los jóvenes mayores: Hernando Marín Prada, Alirio Cardona Galvis, Leonardo Hernández, Abelardo Marín Prada, Hernán Reyes, Libardo Suárez, Ricaurte Pinzón y Jesús Duran, comienzan a recibir sus clases de primero de Bachillerato y nace el ITIS.

Los mismos promotores de la idea se convierten en maestros y el padre Brambilla se hace cargo de las clases de Matemáticas, el padre Armando Cote de Ciencias Naturales y Español, Jesús Vera – un joven que por la época había podido estudiar en la capital – dicta Geografía e Historia Universal, el señor Tamayo enseña Ingles, el coadjutor Pedro Antonio Silva al igual que el padre Trabuchi, se encargan de otras clases.

Al optar por un establecimiento técnico industrial, el proyecto debía estar acompañado de artes y oficios, razón que obliga a poner en marcha los talleres de carpintería y mecánica. Para la carpintería se compran unas viejas máquinas y herramientas – cepillos y garlopas de madera, sierras y planeadoras hechizas – propiedad del señor José del Carmen Salamanca y se encarga el oficio de instructor al señor Pedro Pablo Vanegas; para el taller de mecánica se llega a un acuerdo con el mas renombrado herrero del pueblo – Don Arsenio Rojas – quien traslada sus yunques, hierros y prensas al taller adecuado en la casa cural y se pone al frente como maestro.

Esa apertura del Instituto Técnico Industrial Salesiano “San Juan Bosco” inicia de una vez sus clases diurnas, beneficiando directamente a los niños que terminan quinto de primaria en la escuela Domingo Savio. De ese grupo forman parte Pedro Elías Martínez, Constantino Sánchez, Neftalí Ramírez, Nolberto Gómez, José Omar Castellanos, Jorge Nieto, entre otros.

En los albores del ITIS, aparecen otros personajes y nuevos talleres, recordamos a Don Macedonio Bonilla, Rito Flórez, al Señor Duran, Jaime Obando, Nelly de Ortega, Carmelo Nieto, Hilda de Suárez y Carlitos Blanco, por citar unos pocos.

El bachillerato terminaba en el cuarto grado. El instituto técnico era sólo para varones, las niñas estudiaban en la Normal de Guadalupe.

CUENTA DON ALIRIO CARDONA…

“Al año siguiente, el padre Pablo Giua me encomienda la tarea de ir a Bucaramanga y adquirir el primer equipo de herramientas de mano para el taller de carpintería, después del mediodía, me voy a la Ferretería Marpico –de las más prestigiosas de la época – y con uno de sus vendedores procedo a ordenar el pedido. En mi lista aparecían: formones, brocas, destornilladores, escuadras, billamarquínes, etc. – un grupo de buenas herramientas, para las que el padre me había entregado 500 pesos.

Estábamos por terminar la tarea, cuando por la carrera 15, procedente del norte de la ciudad, aparece una turba de estudiantes y manifestantes, lanzando consignas y piedras, pintando fachadas y enfrentados con la autoridad que buscaba controlarlos. El vendedor que me atendía y todos los demás, salieron a la puerta, para ver lo que estaba pasando, los clientes hicimos lo mismo.

Ante esa confusión la policía va llenando un camión con detenidos, al pasar frente a Marpico, un policía me echa mano y me hace subir al vehículo. No valieron las aclaraciones de los vendedores ni las mías y fui conducido a la estación de policía como manifestante.

Mi situación era un poco complicada, ni era estudiante universitario, ni manifestante y me meterían en un calabozo con más de 100 detenidos y con 500 pesos en los bolsillos, que no eran míos y destinados para comprar las herramientas del ITIS. Una vez en la estación, hablo con el comandante de guardia y le cuento mi caso; no me deja en libertad, pero me permite estar fuera del grupo y en un lugar un poco más seguro.

Entre todas las cosas que me daban vueltas por la cabeza, trataba de recordar a mis superiores durante mi paso como carabinero de la Policía Nacional, vino a mi mente el Teniente Gentil Andrade, un gran policía, un gran amigo que siempre se acompañaba de un hermoso perro pastor alemán.

Pasaban las horas y mi angustia aumentaba, eran tal vez las diez de la noche, entra un grupo de policías y con ellos un perro pastor alemán, me fijo en el superior y era el Teniente Gentil Andrade. Llamo su atención, me reconoce, le cuento lo que me ha pasado y ordena mi libertad.

Esa noche dormí en “el famoso” Hotel Bristol, al otro día regresé a la Ferretería Marpico, hice las compras y volví al pueblo con las primeras herramientas de mano para el taller de carpintería del ITIS”.

ITIS 55 AÑOS

 Del 18 al 20 de agosto celebramos los 55 años de existencia del ITIS, esta querida institución que guio nuestros primeros pasos por el mundo del conocimiento, que nos llenó de valores y nos enseñó el camino correcto para ser buenos ciudadanos. Volvemos para recordar la vida del colegio, para reencontrarnos con los amigos y para repetir con el cariño de siempre, el abrazo de gratitud que se han ganado nuestras directivas y profesores. A la comunidad Salesiana que echó las bases y hoy después de 55 años se mantiene en la tarea con la misma firmeza, compromiso y responsabilidad de siempre…”Dios le pague y les otorgue el cielo como recompensa”.

Nota: Apoyos al artículo de Hernando Marín Prada y Alirio Cardona Galvis

COMUNICACIONES ALCALDÍA MUNICIPAL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here