Con el dorsal 11, Nairo Quintana por el TOUR DE FRANCIA !

0
187
El Tour de Francia-2016 parte con tres favoritos claros (Froome, Quintana, Contador) en su edición 103ª, que se inicia este sábado en el Monte Saint Michel, en La Mancha, y que contará con 21 etapas que configuran un espectacular recorrido.
Desde la salida en el enclave conocido como la ‘joya’ de Normandía, pasando por el mítico Mont Blanc, epicentro de hasta cuatro etapas por los Alpes, la carrera por etapas más prestigiosa del mundo presenta una edición de lujo. Este año la práctica totalidad de los ases del ciclismo figuran en un pelotón compuesto por 198 corredores, aunque muchos de ellos no podrán llegar hasta los Campos Elíseos el 24 de julio.
Invitado a designar a sus tres favoritos, Christian Prudhomme, director y arquitecto de este Tour «muy montañoso», responde: «Diría tres que lo serán si no hay ninguna sorpresa; Chris Froome, Alberto Contador y Nairo Quintana. Pero, visto el recorrido, se abren muchas oportunidades para el resto». Si bien Froome, ganador de dos de las tres últimas ediciones (2013 y 2015), parte con una ligera ventaja.
El británico cuenta a su servicio con un potente equipo (Sky), con los escaladores españoles (Mikel Landa y Mikel Nieve), el colombiano Sergio Henao y el holandés Poels. El vigente ganador del Tour es además especialista en la contrarreloj (54,5 kilómetros en total).
– Peligros e innovaciones –
Pero todo podría ocurrir a lo largo de los 3.535 kilómetros que jalonan este Tour.
También Nairo Quintana ha mejorado en la lucha contra el crono (se llevó la victoria en la contrarreloj de la reciente Ruta del Sur) y, en mayor medida aún, el francés Thibaut Pinot, cabeza de cartel de la joven y ambiciosa hornada de corredores galos que quieren al fin brillar en su carrera (Bardet, Barguil).
Para que la clasificación no dependa en exclusiva de las llegadas en alto, cuatro en esta edición (Arcalis, Mont Ventoux, Finhaut-Emosson, Saint-Gervais Mont Blanc), los organizadores han dado especial importancia a los descensos. «Más que un escalador, insisto en ello, será necesario subir y bajar bien para ganar el Tour-2016», previene Christian Prudhomme.
Como ejemplo, la subida de Joux-Plane, una ascensión fuera de categoría, menos conocida pero tan dura como los legendarios puertos del Tour, seguida de un peligroso descenso hacia Morzine, un día antes de la llegada a París. «Estoy convencido de que eso va a influir» avanza el director.
El Tour, una carrera marcada por su centenaria historia, vive un proceso de cambio y adaptación a los nuevos tiempos. Varios son los peligros a los que deberá hacer frente (dopaje tecnológico, riesgo de atentados, seguridad en general).
Como principal innovación, unos sistemas electrónicos colocados en las bicicletas ofrecerán datos precisos sobre la velocidad o las pendientes en cada momento.
– «Todos tenemos miedo a las caídas» –
Las cifras se multiplican. Pero detrás de ellas se encuentran hombres pedaleando. Con sus emociones, sus debilidades, sus miedos y sus esperanzas.
Contador, que no gana el Tour desde 2009, sueña aún en la recta final de su carrera. Quintana quiere inscribir su nombre en un palmarés en el que no hay ningún colombiano, ni siquiera sudamericano. En cuanto a los otros candidatos al podio (Aru, Porte, Van Garderen, Pinot, etc), un escenario de color amarillo les resulta por el momento utópico.
A los pies del Monte Saint-Michel, joya arquitectónica de la Edad Media que es patrimonio de la humanidad, todo está preparado. La crueldad de la carrera, sus múltiples trampas, harán pronto la selección de candidatos. «Todos tenemos miedo a las caídas», reconoce Pinot, subrayando que los primeros puertos se ascienden el quinto día, antes de lo acostumbrado en las últimas ediciones.
Pero antes serán los esprínteres (Sagan, Kittel, Greipel, Cavendish, Kristoff), el sábado en la Playa de Utah, y los especialistas en subidas finales (Alaphilippe, Valverde, D. Martin), el domingo en Cherbourg, quienes apararán los primeros focos.
La región de Le Cotentin, que alberga por primera vez la salida del Tour, vive una fiesta. A pesar de las sombras extradeportivas que se ciernen sobre este gran evento deportivo y popular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here