El sentimiento de un hincha !

0
348
Muchas veces he mencionado aquí, en mi muro, que aunque simpatizo con el juego de algunos equipos de futbol del mundo, solo me he enamorado una vez (como debe ser) de un único equipo, del equipo que me escogió, del equipo al que “Mañoño” me llevó a ver siendo apenas un niño a las gradas del Alfonso Lopez.
 Desde entonces y como buen hincha rei a carcajadas con cada triunfo, me aprendí las alineaciones año a año, soñé despierto con títulos y contrataciones de equipo grande, me emocioné a cada inicio de temporada, lloré de felicidad y alegría, escuché día a día y con devoción a Juan Manuel González, discutí con el uno y con el otro, me hice amigo de gente con la que solo tenía en común la calidad de hincha del glorioso, juré después de cada derrota que ahora si no volvía al estadio y a los ocho días estaba otra vez sentado de amarillo comiendo paleta de mora y sufriendo.
 Desafortunadamente y muchos años después los malos resultados, los pésimos manejos administrativos, la ausencia de títulos (somos el único equipo grande de Colombia que jamás se ha coronado campeón del rentado colombiano) y la venta del equipo a personajes desconocidos que hicieron con nuestra insignia lo que les dio la gana, me alejaron definitivamente del estadio y del equipo. 
Hoy tengo una frustración: Antes de convertirme en el papá de Mariana, soñaba con llevar al estadio a mi hija desde muy niña y ¨bautizarla¨ como hizo mi papá conmigo en esa religión que es el Atlético Bucaramanga. Hoy mi hija tiene 15 años y ya no se si sea posible iniciarla en ese amor, pero lo que es peor, no se si valga la pena. 
Esta reflexión es a mi juicio tan necesaria como dolorosa. El punto es que mas allá de que el equipo hoy gane como es el deseo de todos, está el hecho de que no puede volver a suceder NUNCA más, lo que nos ha sucedido en los últimos diez o quince años. Hoy, en la antesala de un posible triunfo y ascenso, debemos iniciar una cruzada para DEVOLVERLE el equipo a la ciudad e iniciar un proceso serio que nos permita ir más allá de una alegría pasajera.
 Que a partir de este momento no volvamos a depender ni de la suerte, ni de un político que se las quiera dar de salvador, ni de un mecenas que se aburra mañana, y mucho menos de un dueño misterioso que vea la camiseta como mera mercancía; sino que dependa de todos, como debe ser en el fútbol, para que un proceso tenga éxito.
 Ahi está pues la tarea para que nuestros periodistas, empresarios y personajes del fútbol se entretengan. Solo así será posible volver a sentir el rugido del leopardo en el pecho, solo así podremos volver a recuperar uno de nuestros mas maravillosos sueños de infancia..
POR ANDRÉS PERALTA GOELKEL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here